Entrada destacada

Booktrailers

La más romántica de las historias

sábado, 15 de octubre de 2016

Tu confusión es mi confusión - Capítulo 8.3-8.4: Chantaje

Me siento tan segura en sus brazos. Mis sollozos se van calmando poco a poco. Estoy enamorada. Esto es una certeza. Estoy perdida. Perdidamente enamorada de mi amigo gay confundido que ahora ha recapacitado. No quiero soltarlo. No quiero que haya recapacitado. No quiero dejarlo ir. No
quiero. Sé que estoy siendo caprichosa.
Quiero permanecer así por siempre. Ya sé que lo dije antes, pero es lo que realmente deseo con toda mi alma. Ojalá si lo deseara con todas mis fuerzas se hiciera realidad.
Milho me acaricia el cabello con su mano libre. Me dice cosas lindas al oído hasta que me duermo.

Me despierto en medio de la noche. No sé cuánto tiempo pasó.

Él me está besando el cuello suavemente. Me recorre una electricidad por todo el cuerpo y lo amo más.
—Mi vida... ¡cómo te quiero!
Me encanta oírlo. Lo dejé que siga hablando. No quería interrumpirlo.
>>Creeme que es una muy buena razón la que me complica seguir con todo esto... Si fuera por mí...
Se me estrujó el corazón. Otra vez quiero llorar de impotencia. Yo sé su razón. Aunque si fuera por él ¿qué?
>>Yo te quiero y vos no querés entender cómo te quiero...
>>No puedo hacer más esto... no soy tan fuerte como parezco... No sabés lo que me duele... me vas a matar...
>>No tenés idea lo que me cuesta...
Me abraza más fuerte.
>>Si vos supieras...
Esperé, quería oír qué era eso que yo no sabía, esa confesión que nunca se animaba a hacer... pero nunca llegó.
Me dormí.
Desperté sola en mi cama.
Me dejó una carta de puño y letra.

Cane:
Sabés que te quiero mucho. Te voy a extrañar, pero tengo miedo que te pase algo. Los que ya sabés tienen información sobre mí, pero tal vez no sepan nada de vos. Va a ser mejor que no te vean conmigo hasta que se solucione todo.
No me escribas ni me llames porque no sé cuánta tecnología puedan tener. No sé qué tan poderosos puedan ser.
Le voy a pedir ayuda a Pablo y Damián para que estén con vos y te cuiden.
No te asustes.
Siempre vas a estar en mi corazón. Nadie va a poder terminar con este cariño.
Tal vez nuestra relación deba madurar en algún momento y llegó el tiempo. No sé.
No es fácil para mí seguir así y ya no podemos seguir evitando un cambio.
Tengo que hacer algo y también estoy un poco perdido sobre qué es eso.
Te quiere.
Milho.
Quiero llorar. Sé que esto significa un adiós. Se había terminado.
Era lógico ¿no? Si no íbamos a estar juntos ¿qué pareja iba a aguantarnos que estemos todo el día pegados y hasta durmamos juntos?
Yo tampoco puedo evitarlo.

📝📝📝📝📝

Pasaron un par de meses en que no nos hablamos.
Lo extraño tanto. Lloré mucho. Los exámenes finales fueron una tortura estudiarlos sin él. Estaba tan triste. Mi papá me preguntaba continuamente por Milho y también se hablaban preocupados con sus padres.
Damián se me pegó como una mosca.
Seguramente Pablita estaba con él todo el tiempo. Los veía a lo lejos en el
colegio porque procurábamos estar separados. Solamente en el salón de clases permanecíamos a corta distancia.
Todo el mundo sabía que algo nos pasaba. Jamás nos habían visto así. Creían que nos habíamos puesto de novios.

Con Damián hicimos de todo. Me invitó a  pasear en kayak por el río.
Fue muy divertido. Él es muy divertido. Se cree mil, pero es divertido. Me ayudó un montón y me respetó mucho mis tiempos.
Eso sí, quiso besarme, varias veces. Una de esas tantas fue a la salida del colegio y Milho estaba rondando.
Yo estaba un poco enojada con Milho porque creo que exageró por demás su papel de desconocido.
Creo que se estaba desintoxicando de mí.
Así que dejé que Damián avance un poco. Y sé que él nos vio. Pero creo que le saqué un peso de encima.
Un día algo debió haber pasado que empezó a llamarme insistentemente.
Ya les dije. Estaba muy enojada.

Se me apareció en casa desesperado.
—¡No atendías! ¡Me preocupaste!
Me abrazó y casi me deshago en sus brazos.
¡Cómo los extrañaba. Su perfume bañaba mis sentidos. Su cariño inundaba mi corazón. Su abrazo era de alivio. El mío era de desesperanza.
Hubiese querido decirle tantas cosas. Que me confiese tantas otras. Que me quiera distinto.
—¿Ahora sí nos conocemos? —pregunté desafiante.
—Perdoname, tengo que hacer unos trámites en una escribanía. Ya me voy.

Ese fue todo el contacto luego de dos meses.
Caí nuevamente en un llanto desconsolado. Pero vino Damián que cuando le abrí la puerta y me vio así, me acompañó como en todo el último tiempo. Enjugó mis lágrimas me atendió. Estuvo ahí. Yo eso lo valoré mucho.
No me imaginaba a Damián así de cariñoso y compasivo. No me lo imaginaba haciendo esto por las otras chicas con las que lo había visto.

Pasaron varios días más hasta que tuve el ánimo de volver a salir.
Damián me invitó a ir al boliche de siempre al menos. Yo no había aceptado ir a la Cream Field aunque un tiempo atrás me moría de ganas de ir. Ahora no tenía mucho sentido para mí.
Acepté porque extrañaba el lugar, la gente de siempre. Tenía que salir. Damián se merecía que hiciera un esfuerzo por él.

Estuvimos como hasta las 5 AM.
Finalmente decidimos irnos. Nos tomábamos de la mano cuando salimos a la calle y vemos a Milho discutiendo con ¡el chorro! en la esquina.

El delincuente saca una navaja y lo amenaza...

***continuará***
⚓️⚓️⚓️⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️⚓️⚓️⚓️
¡¡Amigas comentaristas y estrellitómanas que las adoro!! Me encantaría que sepan un poco más de mí y de mi cultura. Si les interesa, cuando se pongan ansiosas porque estoy escribiendo el siguiente capítulo ¿quiénes serían tan lindas de pasarse por mi novela que es tanto o más linda que esta?, aunque al ser novela empieza más lento, pero les aseguro que van a amar a su protagonista masculino y todo lo que hará por conquistar a su amada (no les digo quién es él pero se hará evidente pronto)
"La Más Romántica de las Historias"
http://my.w.tt/UiNb/E1VaiPekWw

Recuerden... Si no quieren soñar 💤💤💤 conmigo👺👺😈😈👹👹  (voz fantasmal 👻 👻 ) Dame mi estreeeeeella ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ .... es míaaaaaa!!!


—No pienso ir con vos a ningún lado ¿entendiste?
Llegamos corriendo Pablo, Damián y yo.
—¡Hijo de puta somos tres un poquito más grandotes que vos! —dijo Pablo al flacucho individuo y me miró a mí—. Tres y medio.
—No vas a zafar ¿me oís? —dijo el tipo dirigiéndose a Milho—. Si no me hacés entrar con la droga y me garantizás vía libre le mando ya este video a un policía que me debe varios favores. Mirá justo sólo puede verse tu cara. ¡Qué lástima! ¿no? ¡Y qué bien se ve la droga cuando abro el paquete!
—Si hacés eso, el que la va a pasar mal sos vos.
—Ustedes no se van a animar a matarme y sólo así evitarían que mande esto.
—Yo que vos antes averiguo qué está pasando en este momento en la Villa.

Se escucha un audio que proviene de la tablet que sostiene Milho.

—¿De qué hablás?
—Escuchá, escuchá. Está en vivo.
—¡Alto policía!
—¿Qué es eso?
—Mirá. La policía está allanando todo el edificio de tus jefes.
—No puede ser, nadie sabe dónde queda.
—¿Estás seguro? Mirá.
Damián, Pablo y yo nos miramos sorprendidos.
No podemos creer lo que está diciendo Milho.
—Hijo de puta ¿Los vendiste?
—¿Yoooo? Noooo, yo no fui. Fuiste vos. Desde el IP de tu computadora y la geolocalización de tu casa.
—¿De qué estás hablando? ¡Yo no mandé a la policía!
—¿Te conté que hackear es lo mío?
—¿¡Qué hiciste pendejo!?
—Yo nada, ya te dije fuiste vos. Mirá que lindo saliste en cámara entrando a la comisaría y tranzando con tu amigo policía.
—¡Ese no soy yo! No es una prueba válida. La van a descartar enseguida.
—Bueno, podrías tratar de convencer a tu jefe de eso. Pero no creo que te dé tiempo antes de matarte.
De pronto reinó un silencio atroz. Todos acabábamos de comprender su estrategia. Lo tenía agarrado de las pelotas.
—Puedo demostrarle que es mentira.
Hubo un silencio tensionante.
—Tal vez este video sí sea mentira. Pero tengo algo mucho más realista para convencerte de que te conviene borrar ese video mío y no meterte conmigo nunca más.
Todos nos quedamos boquiabierta.
—No te creo nada pendejo.
—¿No me vas a negar que no saliste lindo en cámara? ¿Qué estás haciendo ahí?
—¡Yo sabía! ¡No tenés nada! Ahí estoy trabajando para mis jefes.
—Es cierto. Veo que siempre te manda a cobrar con sus patovicas ¿no?  Pero ¡uh! ¿No te das cuenta que el dron te estuvo siguiendo los últimos meses? ¿Qué otras picardías estuvo haciendo el señorito? —dijo con exagerada ironía—. ¡Uy! Mirá. Ahí no fuiste con los patovicas. ¿Qué le cobraste a esa pobre gente? Porque salís con el mismo tipo de sobres de las cobranzas. ¿No me digas que a tu jefecito se le pasó enviar a sus patovas para cuidarte? ¡Qué desconsiderado! ¡Uy! Y acá también. Y acá. Y acá, y esta vez, y está otra. ¡Ufff! ¡Cómo estuviste trabajando esa semana eh! ¡Cuánta platita habrás cobrado! Y durante el mes. ¿Qué son? ¿Apuestas ilegales, extorsiones para que no les roben? Decime, ¿cuánto tiempo le puede llevar a tu jefe corroborar esta información? ¿Una llamada telefónica? Apuesto a que tu jefe no estaba al tanto de estas actividades tan provechosas que hacías. ¿No?
—Ahora está en la cárcel gracias a vos.
—¡Claro! Cómo si de la cárcel no pudiera realizar llamadas ni manejar todo el negocio.

¡Nuestras caras de satisfacción eran un poema!
Pero el dealer no aflojaba. Le faltaba un empujoncito más.

—Claro que si no es nada, entonces que le caiga a la mafia y listo. Creo que no se compara el riesgo de unos años de cárcel de mi parte contra el riesgo de perder la vida por la tuya... Después de todo, yo no tengo antecedentes y puedo explicar perfectamente lo ocurrido a la policía. Tengo testigos. Mis viejos tienen bastante plata con su boliche. Creo que tengo su correo electrónico por acá...
Amagó a buscar algo en la tablet.
—¡No! No, está bien nene. Está bien.
Bajó el cuchillo resignado.
—Si no devolvés ese video, lo enviamos a la mafia y si alguna vez sale a la luz lo enviamos a la mafia y si me llega a pasar algo a mí o a cualquiera de mi familia, lo enviamos a la mafia y si nos pasa algo a todos juntos, lo enviará un escribano a la mafia, y si le pasa algo a él también, este video sale disparado sólo a la mafia, a la policía, a la DEA, a Interpol y se publica en YouTube y cuanta red social existe. Porque si yo no pongo mi dedo vivo, con su temperatura corporal, humedad e impulsos eléctricos intactos en mi celular o en cualquier dispositivo con lector de huella dactilar con mi usuario y contraseña cada seis horas, este video se va a autopublicar solito. ¿Entendiste bien flaquito?

Milho hizo todos los arreglos con el tipo. Le exigió que le entregue su celular contraseñas y usuarios y todos los dispositivos que tenía encima. Iba a buscar en la nube todo rastro de ese video y lo iba a hacer desaparecer como pudiese. Iba a registrar todo el historial, iba a hackear cualquier cuenta que hubiese usado. Iba a meterle un pulso electromagnético virtual a toda la red mafiosa para hacerles tambalear sus sistemas y borrar cualquier rastro del video que pudiera quedar.

El tipo se fue corriendo derrotado. Huyendo como rata por tirante.

Lo que no sabía aún es que la policía ya tenía un video de él negociando con ese policía corrupto la entrega del handy con que operaba la policía, chalecos y armas. Pronto caería en cana.

Abracé a Milho con tanta alegría que se me había pasado toda la rabia.
Damián nos miró celoso.
—¡Por eso el dron no respondió más cuando te secuestraron!
Nuestras caras irradiaban felicidad.
—¡Claro! Supe que tenía que sacarles ventaja de alguna forma o no me dejarían tranquilos. Cambié los celulares y les dejé el que me seguía. Después configuré el dron para que lo siga por reconocimiento facial también. Y cada vez que se perdía lo mandaba a su casa a esperarlo. Tengo infinidad de delitos que hacían en la villa y fuera de ella.
—¡Sos un genio Milho!
—Tuvimos suerte también.
—Milho —interrumpió Pablo.
—Estoy bien... después hablamos de todo.
— ¿Por qué no celebramos esto? —propuso Damián. Vamos a tomar algo. Nos merecemos relajarnos de una vez ahora que ya sabemos que salió todo bien.
—¿Qué te parece Cane? —preguntó Milho.
¡Estaba tan feliz! Tenía una euforia como hacía rato o sentía.
—¡Dale! ¡Tenés que contarnos todo!
Cómo íbamos a tomar con ganas, nos fuimos en taxi de Costanera sur a Costanera Norte, Punta Carrasco.

Estamos en un pub tomando algo y no puedo dejar de compararlo con Damián. ¡Es tan lindo mi amigo! Estaba muy asustada. Recién ahora puedo respirar tranquila.
Nos fuimos a caminar hasta el amanecer.
De pronto me empieza a bajar la euforia y empiezo a recordar cómo cambió todo.
Damián me toma de la mano y Milho me mira ¿sorprendido? Lo conozco tanto pero ya no sé lo que está pensando. No puedo leerlo más.
Pablo le pasa el brazo por los hombros a Damián y a Milho. Creo que está marcando terreno. No deja de ser un macho "mea territorio".
El sol ☀️ comienza a hacer su aparición cerca del Club de pescadores.
Mañana será otro día. ¡Hoy ya es otro día!






⚓️⚓️⚓️⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️⚓️⚓️⚓️
¡¡No se olviden!!
"La Más Romántica de las Historias"
http://my.w.tt/UiNb/E1VaiPekWw

Recuerden... Si no quieren soñar 💤💤💤 conmigo👺👺😈😈👹👹  (voz fantasmal 👻 👻 ) Dame mi estreeeeeella ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ .... es míaaaaaa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario