Entrada destacada

Booktrailers

La más romántica de las historias

martes, 4 de octubre de 2016

¿Me enamoré de mi amigo gay? - Capítulo 6.2-6.3-Aventura


Desde que nos robaron hasta ese momento Milho había estado realmente preocupado. Pero desde que  con el saludo-travesura se me electrizaron todos los pelos de la manera menos sexy que una chica pudiera desear, no paró de cargarme.

Se burló de mí toda la noche. Cada vez que creía que se había calmado con el tema, empezaba a reírse solo.
No me entiendan mal. Me alegro mucho de haber contribuido a mejorar el ánimo de mi amigo que ahora se había vuelto mucho más optimista. Pero ya me estaba poniendo los pelos de punta... Exacto, este mismo era el basamento de la gastada que me estaba pegando.

Toda la noche me llamó "Electra". Me decía:—¡No te calentés! ¡No es que quiera ponerte los pelos de punta!

Me volvió loca en definitiva. Para mí era una traición. Después del momento que habíamos vivido, hacerse el desentendido completamente y tratarme como a una hermana a la que se molesta con saña, me estaba llevando al limite de tolerancia. Ya parecía un bobo.

Llegamos al boliche escapándonos de casa para no tener que dar explicaciones. En la puerta saludamos a los patovicas que custodiaban la entrada, Milho les dice algo al oído, les muestra la tablet y pasamos sin hacer cola, como siempre. Preguntó si habían visto al tipo que buscábamos.
—¿Les dijiste que nos avisen si lo veían?
—Sí, pero no puedo decirles que lo retengan o van a empezar a hacer preguntas. Les dije que no le digan nada a mis viejos de que estábamos acá.
Estuvimos atentos a la tablet continuamente. Nos mezclamos entre todos los que bailaban. Hoy habían bailarinas de escasa ropa  seduciendo hábilmente cada una a su caño. El seducido era frío, pero todos los que miraban el showsito estaban que ardían.
—¡Tu papá Milho!
—¿Dónde?
—¡Agachate o nos mata!
—¡Y le cuenta a tu papá!
—¡Vamos para la otra punta!

Formamos un sendero fantasmal entre la gente que no entendía quien la golpeaba, pisaba, chocaba. Fue un caos. Fuimos trazando un  camino de personas dándose vuelta para reclamarle sorprendida a la nada hasta que volvían la vista hacia abajo y reconocían dos infelices gateando como animalitos por el piso.
Por fin nos alejamos lo suficiente cuando la tablet emitió una alarma.
El dron estaba en movimiento. Seguía al delincuente que se movilizaba moto.
Parecía que estábamos viendo la final de un mundial por el grado de concentración. Saltábamos cada vez que amagaba a ir hacia otro lado y suspirábamos con alivio cuando retomaba el camino hacia nosotros.
Festejamos cuando llegó al estacionamiento.
—Vamos a la entrada y lo agarramos con los patovicas. Ellos me van a hacer la gauchada.
—¡Macanudo!
Sí, volvieron esas expresiones gauchescas hacía un tiempo atrás.
Empezamos a caminar entre la gente cuando de pronto se armó una fiesta de espuma. El descontrol fue total. Todo el mundo se patinaba impidiéndonos el paso. Se caían y se sostenían de lo que encontraran. Más de una vez nos encontraron a nosotros dos y terminábamos despachurrados por el piso, llenos de espuma.
De pronto Pablita se aparece a los aullidos de euforia, toda feliz ella y nos entorpece la retirada.
Confiábamos que el patova que nos dio su palabra lo retuviera. Pero al llegar a la entrada, no estaba, había dejado su lugar a otro y por lo visto no habían reconocido al delincuente que justo lo enganchamos entrando.
—¡Paralo! —gritó Milho a uno de los patovas.
Pero el grito alertó al delincuente que se metió en la disco y se mezcló entre la gente.
Empezamos a buscarlo y le dije a los muchachos que me había robado el celular para que me ayudaran a atraparlo.
Nos mezclamos entre la gente a los codazos y empujones, pero estaba tan lleno que no pudimos dar con él. Cuando de pronto nos avivamos de ir a esperarlo en la puerta con la tablet.
Limpiamos la pantalla llena de espuma aún.
—¡Ayy! ¡Qué cool! Milhi! —dijo Pablita al ver la entrada de la disco en el dispositivo.
No le dimos bola.
—¡Esperémoslo en la puerta!
—¡Qué pasa chicos! ¿Necesitan ayuda?
Lo ignoramos mientras corríamos, o más bien patinábamos hasta la salida.
Habían varias puertas y debíamos estar atentos.
No nos daban los ojos para dividir la atención entre la puerta y el dron que se movería en la pantalla en cuanto percibiera la cercanía del celular aunque yo no viera al sujeto.
Efectivamente eso ocurrió. El dron se movió y alertamos a todos.
—¡Está acá!
Cuando todos estuvieron atentos el delincuente comenzó a correr como un desquiciado y Milho intentó atraparlo entre la gente, pero el tipo quedó fuera de su alcance.
Revisó en un segundo la pantalla del dron y notó que estaba inmóvil en la puerta del lugar.
Nos miramos con Milho sin entender lo que había sucedido. El celular estaba aquí en alguna parte y el delincuente había huido.
Fue Pablita quién había manoteando la mochila de Milho que llevaba el ladrón y la traía cuál trofeo en alto.
—¡Me pareció que está era tu "mochi" Milhi!

Y Milho le dio un beso en la mejilla y le pegó un abrazo que me hizo odiar más a Pablita de lo que ya la odiaba.
Igualmente debo reconocer que nos salvó la vida.
El chorro se había cagado en las patas al ver que toda la seguridad y la mole de Pablita lo persiguieron.

Milho revisó por arriba la mochila y sacó su celular, borró el software al instante y se lo guardó. Tuvo que darles una buena propina a la seguridad para que no nos delaten con sus viejos. Los muchachos no hablarían. Sería mejor no contar nada a sus padres ya que estaba todo solucionado.

Si ya Milho me traía enervada con sus gastadas, que Pablita haya salvado las papas del fuego la empeoró. Estaba que explotaba.

Nos despedimos de todos y nos fuimos en la moto a casa.
Esos minutos sólo con el sonido de la moto, bajo las luces de la ciudad que corrían presurosas hacia nuestras espaldas, potenciaban la sensación que me daba ir abrazada a la cintura de Milho. Era mi oportunidad preferida para palpar sus abdominales disimulando sostenerme.
¡Qué delicia! Ya relajada luego de tanta tensión, podía disfrutarlo con calma. Presionaba mi cuerpo contra el suyo. Sentía mis senos en su espalda. ¡La campera de cuero negro le quedaba tan sexy! ¡Y la moto ni te cuento! Además, después de ese beso, y de percibirlo tan varonil mientras duraba la persecución en sus distintas etapas.
Él ni se inmutaba. Para él era cosa habitual entre nosotros y nada que le atrayese.

Entramos a hurtadillas pero mi papá había salido así que teníamos la casa para nosotros solos. Teníamos que revisar las memorias y cámaras que nos habían robado. Revisamos en uno de las divisiones del bolso y allí estaban todas. No hizo falta revisar los miles de recovecos que posee.

—¡Qué genio Pablo! ¿Viste como le manoteó la mochila? Le rompió las tiras, se las voy a tener que coser, pero ¡cómo zafamos!
—Seh.
—Menos mal que estaba ahí.
—Clah...
—¡Creo que ni Electra con sus súper poderes de cabellos electrizados habría logrado semejante actuación!
—¡Sos un pelotudo! ¿Sabés?
—Jajajaja
—¿En serio me vas a seguir cargando con eso? ¡Sos el idiota más idiota que existe en... en... la ciudadanía, en... la Tierra, en el Universo!
—¡Jajaja! Electra ¿está enojada?
—¡Idiota!
Me di media vuelta y haciendo puchero me empaqué con él como hacía diez años no hacía.
—Ayyy, nooo, Electra no te enojes, dale... —me rogaba todavía irónico. Yo no le hablé más. Había cruzado mis brazos en clara señal de haberme cerrado completamente.
Insistió algunas veces más hasta que de pronto, lo inevitable. El único remedio, la única solución posible a mis empaques desde siempre... Cosquillas...

De pronto me vi avasallada por un Milho que sujetó de los brazos y llevándome hasta un rincón me atrapó con su cuerpo mientra recorría con dedos traviesos mis puntos más cosquillosos. Las costillas, el abdomen, el cuello, las axilas. Fue imposible resistirme. Era infalible. Reí. Reí mucho.



Pero yo también ataqué en cuanto recobré fuerzas.



De pronto, mientras me tenía presionada contra la pared con todo su cuerpo, siento que con los nudillos de la mano rozan mi seno y se detuvo.
Su cuerpo aún me apresaba. Mi risa iba menguando lentamente.
Lo vi serio. Agitado su pecho, respiraba con dificultad. Seguramente el esfuerzo de las cosquillas a muerte que acabábamos de disputar.
Me mira la boca, esa misma que lo había besado varías horas atrás. Y de pronto lo recordé todo. Todas las sensaciones. Todas las emociones. Todo el placer.
Me miraba ¿qué estaba mirando? ¿Donde me había rozado un momento antes? ¿Eso es gay?

👀  👀   👀
👅  👅   👅

¿Qué estaba mirando Milho?
Gracias a todos por su apoyo, estrellitas y sobre todo por los comentarios porque así puedo saber qué parte les llega, los emociona o los hace reír.
Déjenme sus comentarios que me encanta saber sus teorías, estrellitas y compartan!!!

Recuerden... Si no quieren soñar 💤💤💤 conmigo👺👺😈😈👹👹  (voz fantasmal 👻 👻 ) Dame mi estreeeeeella ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ .... es míaaaaaa!!!


Capítulo 6.3
El roce fue tan sexy. Tengo su cuerpo aprisionándome arrinconada entre la pared y un mueble. Mis manos intentaban cubrir mis zonas cosquilludas pero las consecuencias son catastróficas. Desde su altura mis senos se ven rebosantes por acción de mis brazos que los aprisionan para evitar sus manos en mi cintura aún efervescente.
Mi cuello se cierra en torno a su boca que me baña de vapor electrizante y reverbera las sensaciones en todas las áreas sensibles a esa feliz tortura.
Mi risa ya calma, al notar la seriedad impuesta en su comportamiento, se apaga totalmente. Sólo se va difuminando lentamente una sonrisa remanente en mi boca.
Sube la vista lentamente y ahora sí me mira a los ojos. Estamos agotados, transpirados de toda la acción de la noche, incluida la de recién.

Parece no importarle porque deja un beso suave en mi cuello cuya onda expansiva recorrió toda mi piel cual bomba atómica.
Su cuerpo me aprisiona aún más. Creo que está excitado otra vez. ¿Cómo puede ser? Me olvido. Quiero disfrutar el momento.
Cierro los ojos absorbiendo el placer. Parece que ronronea en mi cuello.
Abro los ojos y me estaba mirando. Parece indeciso. Quiero ayudarlo, pero me siento impotente. No puedo forzarlo a hacer algo que cambie nuestra relación para siempre si no está seguro. Mi respiración está agitada y también la de él.
Sigue mirándome, me recorre de la boca al cuello y los ojos. Luego a la boca otra vez.
Comienza a aflojarse, se está alejando mientras mira hacia abajo, como resignado. Me mira una vez más y me devora entera con la mirada.

Ya no sé si es lo que pasa o son mis deseos.

Está recorriendo todo mi cuerpo. Esto ya no se trata de cosquillas.
Otra vez sus ojos en mis labios... y de pronto...  se abalanza sobre lo poco de mi cuerpo que faltaba aprisionar y en el forcejeo me sujeta los brazos sobre la cabeza a la par que arrebata mis labios desesperadamente. Me apoya todo su cuerpo.
Mis pechos se aprisionan en el suyo. Esto es muy excitante. Es muy sexy.
Sujeta con una mano las mías.  Su otra mano baja por mi brazo, mi omóplato, mi espalda, mi cintura... cada vez baja más lento mientras me come la boca.
Quiero tocar su pecho, sentir su corazón... Necesito saber si está tan acelerado como el mío... Quiero sentirlo en mis manos... Me libero de su agarre y bajo lentamente hasta su hombro...
Aún forcejeamos con frenesí.
Su mano sigue camino hacia mi espalda baja a la vez que la mía quiere sentir su pectoral y en el momento en que mi mano toca su pecho y su mano mi glúteo, se detiene de repente y se aleja un paso. Como quien hizo algo malo.



¡Noooooooo! ¿Por qué? ¿Por qué?
Me deja ahí, apenas respirando.

—¡Perdoname!... Perdoname, perdoname.
—Per...
—No, no, me zarpé, perdoname, estuve mal. Yo... no tengo derecho... perdoname. Hagamos que no pasó nada... por favor... disculpame Cane por favor.

¿Que no pasó nada? ¡¡¡¿Que no pasó nada?!!!
¡¡Éste no tiene idea!! ¡Me va a volver loca!

Me da un último beso que intentaba ser casual, pero acertó en la boca otra vez. Nos miramos otra vez, como sorprendidos.
Él con cara de susto. Cara de "se me escapó"

—Perdón, mañana nos vemos —me dice y se va.
Así nomás.
Mi cabeza es un torbellino. Camino de un lado al otro de mi cuarto.
Sé que es algo que él tiene que resolver. No puedo hacer nada y eso me desespera.
No sé si está pasando por alguna especie de crisis de identidad, algún conflicto existencial o por una fase experimental. Y a esta altura estoy tan caliente que no me importaría experimentar con él.
Estoy tan desesperada que creo que me dejaría cortar en pedacitos por él si me dijera que es un asesino serial.
¡Dios! ¡Qué difícil!
Me comí las uñas hasta que una empieza a dolerme.
Creo que dejé un surco en la alfombra.
Me calmo un poco y me acuesto en la cama.
Mis pensamientos no dejan de ir del beso en el río al beso de recién.
Parecía una eternidad entre uno y otro. Y solo habían pasado unas horas.
Tengo miedo que nuestra relación no vuelva a ser la de antes. No quiero que cambie.

Suena un mensaje.
Corro, debe ser de él.
Nop. No es.
Dami.    
💍💍                    23:45 ✅ ✅

¿Qué le pasa a este pibe?

Yo: ??? ¿Te equivocaste? ¿Te estabas declarando a tu novia?

Dami: No! era para vos.     23:45 ✅✅

Yo: ???????  23:45

Dami: ring ring H🌊!!       23:45 ✅✅

Yo: Jajaja... sos un pelotudo atómico! 23:46

Dami: 🐝p 🐝p                   23:46✅✅

Yo: y eso?                             23:46

Dami: es la censura a tu lenguaje. Beep beep.     23:46 ✅✅

Yo: jajajajaja ¿Siempre usas estas estrategias con las chicas?     23:46

Dami: Obvio! Es un ⚽️ 🍖 de 🦁💅     23:47✅✅

¡Ah! ¡Bueh!
Me rio.

Yo: qué?!????!!!!  23:49

Dami: es un gol-aso  de Lio-nail       23:49✅✅

Yo: jajajajaj ¿Y no se espantan? 23:49

Dami: Noooo.. Firmes como un ☀️ 🎲  en 🌏 🏍 y con 🐒⛸           23:50✅✅

Yo: soldado en terremoto y con monopatín!!
Jajaj esa la agarré!     23:50

Dami: 👌 quedan ⚓️✌️️a mis 🇦🇷➕  23:50✅✅

Yo: Me perdiste! 23:55

Dami: Más perdió el 👑 🚲 👶 que lo perdió todo!! Jajajajaj        23:57✅✅

Dami: Era Bien! Quedan ancla dos a mis AR MÁS. jajajja
Y recién Más perdió el Rey visigodo que lo perdió todo.               00:00✅✅

Yo: Ahhhh jajajja ¡¡Sos original al -!! 00:01

Dami: Sí 👍! No son muy 🇺🇸✌️️     00:02✅✅

Yo: USA DOS JAJJAJA       00:02

Dami: Quería saber si no te habías 🐐✌️️que no escribiste más.     00:03✅✅

Yo: Yo? Noooo!  00:04

¿En qué momento me voy a cabrear? ¿Mientras me transaba a un gay? o cuando perseguíamos a un ladrón ¡¡haciendo inteligencia criminal!!

Dami: Uy! Es 🍐         00:04✅✅

...

Dami: ¡De 💪 (➖mús) no tiro el ⛵️🚪.
Del bochinche desperté a Pablo.   00:10✅✅

Yo: ???       00:10

Dami: De culo (músculo sin mús) no tiro el vela door.             00:10✅✅

Yo: Pablita....  (Borro borro)

Yo: jajajajaj ¿Pablito duerme con vos? 00:12

Dami: Sí. Somos muy com 📌de toda la vida. Charlamos mucho antes de 💤.  00:14✅✅

Yo: No habrá in🗑ahí no? (Borro borro)...

Yo: Así que com-pinche... ¿Siempre se cuentan todo?                00:14

Dami: Casi siempre. A veces. 🚫 💿  00:15✅✅

Yo: ¿Qué cosas no cede?  00:15

Dami: Por ejemplo hace un 🐭 🍷y le pregunté dónde andaba y se puso r 👀 como un 🍅. Cuando me miente parece 📌8.  00:19✅✅

Yo: jajaja 😂 Pin-ocho!   00:20

¡Un momento! ¿¡De dónde vino!? ¿¡Con quién estuvo!?

Yo: ¿Recién? No le sacaste nada nada?? ¿Qué creés que estuvo haciendo? ¿Con quién? ¿Algún candidato?  00:20

¡Ay no! ¡No no! ¡¡Eso no debí mandarlo!!
Parezco una loca metida ¡y desquiciada!

Dami: ✖️? Vos también creés que estuvo con Milton? 🤔     00:24✅✅

¡Ah me mueeeeeerooooo! 😤

📱📱📱📱📱📱📱📱📱📱📱📱📱

El final dedicado a @love_is_chaos que pidió que aguante este léxico!! Y a todas las comentaristas que me encanta saber lo que piensan!! Las quiero!! 😍

Déjenme sus comentarios , estrellitas y compartan!!!

Recuerden... Si no quieren soñar 💤💤💤 conmigo👺👺😈😈👹👹  (voz fantasmal 👻 👻 ) Dame mi estreeeeeella ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ .... es míaaaaaa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario