Entrada destacada

Booktrailers

La más romántica de las historias

lunes, 19 de septiembre de 2016

¿Me enamoré de mi amigo gay? - Capítulo2.3: ¿Me besa?

Con mi hombro atrapé apenas su mentón en mi cuello tratando de retener ese beso y la sensación que recorrió mi piel hasta mi cintura y mi pecho. Mientras mi cuerpo se despabilaba con pereza.
Quisiera seguir durmiendo hasta las cuatro de la tarde con él.
Intentó soltar su brazo de entre los míos y se los retuve evidenciando mi disconformidad.
—Vamos preciosa que tu papá me mata si me ve.
—Hacete el que llegaste recién...
—¿Estás loca? ¿Te creés que no se habla con mis viejos?
—¡Ufaaaa!
—Dale, levantate y abrime a ver si zafo de tirarme por la ventana.

Gruñí algo ininteligible y me fui al baño.
Luego fue su turno mientras yo revisaba la ubicación del objetivo a eludir.

Mi papá seguro se había ido a comprar facturas para desayunar. Los sábados dormíamos como mínimo hasta las diez de la mañana, sin importar la hora en que nos acostábamos.

"No hay moros en la costa" envié por what's up mientras cuidaba el frente de una emboscada.
 Bajó ya vestido y me besó la frente.
—Hablamos —dijo y se escabulló entre árboles y plantas de las casas vecinas.

Zafamos de tener que dar explicaciones o recibir sermones.
Para mi viejo no importaba que fuera gay. Él debía saber cuándo se quedaba a dormir y debía hacerlo en el dormitorio de huéspedes.

Pasaron unos minutos hasta que llegó mi papá.
—Hola linda. ¿Cómo la pasaste anoche?
—Bárbaro como siempre.
—¿Te trajo Milho no?
—Sí, vinimos en colectivo.
Nunca le mentía a mi papá. Simplemente no andaba abundando en detalles innecesarios
Me entregó las facturas que había comprado y las acomodé en un plato.



—Bien. Nunca vengas sola a la madrugada ¿eh?
—Sí pa.
—Ni con un desconocido. Sino me llamás y te voy a buscar.
—Sí paaaa —dije impaciente. Siempre me daba el mismo sermón.
—Y mucho menos borracha. Ya sabés que anda mucho degenerado dando vueltas y borracha estás indefensa. No sabés lo que te pasa ni tenés las armas o la lucidez mental para defenderte.

Cada vez que decía eso me dejaba impactada por la frialdad de la situación. Conocía chicas que borrachas se dejaron hacer cualquier cosa y luego no sabían ni quién las había contagiado o embarazado. Lo peor es que nadie intervenía pues no sabían lo que ocurría porque ellas no pedían auxilio. Cobardes que se aprovechan de esas situaciones nunca faltan. Son miserables que creen que pueden salir impunes de cualquier cosa que hagan.

—Sí pa, no te preocupes. Casi soy abstemia y Milho también. Además nunca me deja a gamba. Siempre volvemos juntos.
—¿Sino me vas a llamar?
—Sino te voy a llamar. En serio.
Me bajé de la banqueta del desayunador y le enchufé un ruidoso beso en la mejilla.
Me sonrió embelesado.
Lo quiero tanto. Es mi luz. Nunca rehizo su vida desde que murió mi mamá. La extrañamos.
Aunque cada tanto me avisa que no vuelve a dormir a casa. Antes no sabía qué hacía. Pero ahora podía imaginármelo.

Lavé las tazas y acomodé el resto de las facturas en el envoltorio para atacarlas de nuevo en la merienda.

Tenía sueño.  Subí a mi dormitorio y busqué la memoria del dron.
Milho me había encomendado descargar las imágenes para seleccionar las que podrían servir para el taller audiovisual.
Eran muchísimas horas de video pues tiene un disco SSD de gran capacidad de almacenaje que se extrae y se conecta a la compu por USB. Podría descargarlo por WiFi pero como ya dije son muuuuchas horas de vídeo.

Dejé la memoria descargando para cambiarla luego por la nueva que trajera Milho con los nuevos vídeos de su caminata ida y vuelta. En este momento lo estaba siguiendo a él solo. Nunca se sabía qué podía encontrarse en el camino.
Mientras descargaba, me puse a terminar un muñeco con los colores de Boca Juniors, el equipo de fútbol del que Milho es fanático. Era una bola hecha de medias rotas o corridas de nailon, a la que le pasaba lanas azules en una franja superior y otra inferior; y en medio una franja amarilla. Le agregué una nariz ovalada color roja que apenas se veía en el matorral amarillo y unos pies también rojos que tampoco se dejaban ver fácilmente entre las muchas lanas azules que colgaban.

Se lo regalaría junto a alguna prenda de vestir el día de su cumpleaños. Siempre pensé que hacer algo especialmente pensado y usando tus propias manos era mucho más valioso que cualquier otro regalo.

Me faltaba agregarle un cartelito con algún mensaje simpático. ¿Tal vez un mensaje oculto? ¿Un doble sentido? No lo sabía aún. Algo pensaría.
Tal vez le escondería entre los muchos mechones un texto escrito también en lana. Algo que no fuera fácil de ver, salvo examinándolo con detenimiento.

Un sonido me sacó de mis pensamientos. Era la tarjeta que ya había descargado todo su contenido en mi ultrabook.
Me pongo a revisar las imágenes.
Escenas de nosotros riendo, tomados de la mano, caminando, mirándonos furtivamente. ¿Me mira? Parecemos una parejita de enamorados. ¡Guau! ¿Qué estoy diciendo? Sin embargo, si no fuéramos nosotros, lo creería. ¿Siempre fue así o solo ahora lo noto? ¿Por qué todo me parece extraño últimamente? Como si hubiera algo distinto a lo que siempre pensé.

¡Ay! ¿Por qué tiene que ser gay? Ahora mismo estaría soñando con un futuro juntos. Bueno. Ya sé que tenemos un futuro juntos, pero ¡no un futuro juntos en su cama! ¡Y no de amiguitos! ¡Vos me entendés! Pero ni siquiera puedo ponerme a soñar. Simplemente lo descarto y listo. Últimamente tengo que descartar más seguido esa idea de mi cabeza. Antes ni se me cruzaba.
Parece que encendiera a cada rato como las velitas holográficas de las tortas de cumpleaños que se encienden solas con música a cada rato hasta que las soplás de vuelta. Son infinitas hasta que chasqueás los dedos tres veces y se desactivan.

Suena el teléfono. Es un mensaje de él.

Me dice:  Ya te extraño.
 ¡Ay! No es un tierno. Yo también lo extraño. Si desde que se fue que estoy haciendo cosas para él o pensando en él.
Quedamos que volvía a la noche. Tal vez hacíamos una previa en casa y después nos íbamos al boliche. Sino maratón de Volver al futuro o Star Wars.
Teníamos que planificar el domingo.

👫👫👫👫👫👫👫👫👫👫
Hola!!
Espero que les guste este capítulo!!!

Están en el fin de semana!! Tienen muchas cosas para hacer juntos!!

Ya saben... Como digo siempre:
Déjenme sus opiniones, estrellitas y compartan así se las sigo contando con entusiasmo!!

Recuerden... Si no quieren soñar 💤💤💤 conmigo 👺👺😈😈👻👻👹👹 (voz fantasmal) Dame mi estreeeeeella ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️ .... es míaaaaaa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario